31 dic. 2013

El último día del año


Y también empecé a coger cariño de nuevo a Madrid... olvidando malas experiencias pasadas, y disfruté de la compañía de gente genial que no sale en las fotos, y fui a museos, y leí libros como si se me fuese la vida en ello, y dejé de fumar y lo volví a coger, y comí mucha carrot cake, y engordé... claro.
También me tropecé mil veces, algunas con la misma piedra. Me peleé con Blogger por no hacer las cosas como yo quiero (para ejemplo esta entrada). Me rompieron el corazón, y yo rompí otro. Me sentí sola y mal, y tuve mil problemas de los que hoy no me voy a acordar, porque quiero quedarme con lo bueno.
Gracias a los que habéis compartido conmigo 2013. Quedaos, por favor, en 2014.

suena: Love Love Love. Avalanche City


30 dic. 2013

Mis mejores lecturas de 2013




¡Lo prometido es deuda!
El otro día comenté que iba a hacer un vídeo hablando sobre mis lecturas favoritas de 2013 y aquí está. Espero que os sea de ayuda, y os guste.


Me encantaría que me contaseis cuáles han sido vuestras mejores lecturas de este año. 

¡Que viva mi Mamá Noel Invisible!




Un año más he participado en el Papá Noel Invisible (#PNI) que organiza, desde hace ya algunas navidades, nuestra querida Beleth (Book Eater), y este año parece que he sido bastante buena, porque mi amiga invisible ¡se ha portado de rechupete! Muchísimas gracias a Sara por cada regalo.

Something strange and deadly se encontraba en mi lista de deseos desde hacía meses. Si os digo la verdad ni sé por qué ni recuerdo dónde escuché hablar del libro, es lo que tiene pasar horas y horas curioseando libros por internet... que luego no recuerdas ni la mitad de lo que añades a tu lista de deseos, pero me hizo mucha ilusión que Sara me lo regalase. Tiene una pinta estupenda, y es, como no, primera parte de ¿trilogía?
En cuanto al libro de la Dessen he de confesar que me sorprendió bastante, ya que no se encontraba entre los libros que yo quería. De hecho nunca pensé en leer a esta autora porque creo que sus novelas no son muy de mi estilo, pero entre todas las buenas opiniones que he escuchado sobre ella, y lo bien que me lo pinta mi Mamá Noel particular, lo cierto es que me hace muchísima ilusión que me lo haya regalado. Es uno de esos libros que, de ser por mí misma, nunca habría leído, pero que gracias a oportunidades como ésta podré disfrutar, y espero que muchomuchomucho.


La cajita con las monerías llegó bastante después, pero no por ello me hizo menos ilusión. De hecho no pude ponerme más contenta cuando vi, que dentro de la caja, había confeti. ¡Mucho confeti! 
En las fotografías no podéis ver todo lo que venía dentro: una libretita, un bolígrafo, un huevo de plástico que amplifica el sonido del iPhone (sí, un huevo, de plástico, ¡y funciona!), un paquetito de post-its que nunca vienen mal, por supuesto una carta muy amorosa (como la que la escribió), y además lo que veis por aquí arriba. La postal polaca es mi parte favorita de la caja, me gusta muchísimo. 

Gracias a Beleth por organizarlo, y a Sara por currárselo tanto.

PD: Las chocolatinas riquísimas.




20 dic. 2013

FAVORITOS 2013

Qué original, ¿verdad? Pues no, pero me apetecía hablar de cosas variadas (pero que muy variadas) que me han gustado este año, así que allá va:






Como buena fan de la saga tenía que hacerme con este pequeño gran cómic. Hay más versiones, como "Darth Vader and daughter", y los tenéis traducidos al español. Son divertidos e indispensables para fans de Star Wars. Además el dibujo de Jeffrey Brown me encanta.
Otro cómic que me ha gustado muchísimo este año ha sido el conocidísimo Scott Pilgrim. Había visto la película (y me había enamorado de ella completamente), pero leer los cómics me ha gustado más incluso. Son divertidos y cañeros, y además el precio está bastante bien.


19 dic. 2013

La tierra de la luz






Hace una semana tuve el placer de visitar Valencia de la mano de los mejores anfitriones que una puede imaginar. 
Visitamos la Albufera, como podéis ver en las imágenes, y aunque pasamos algo de frío fue una experiencia inolvidable. Para mí, que vivo en la capital, ver escenas así de bonitas no tiene precio.
Además comimos como reyes: paella, all i pebre, pizza casera... Desde luego Valencia es la tierra de la luz, del amor y las flores, pero también de la buena comida.