22 ago. 2014

Una tarde con Pati Gagarin


No soy una gran fan del verano, de hecho por mí se podía ir yendo ya si quiere, pero hay momentos como la tarde de ayer que solo pueden ser durante las vacaciones, y es una de las épocas en las que puedo juntarme con mi querida Pati para hacer el mono.


Tomamos un té en Matilda, "Salón de estar, comer y beber", un lugar al que llevaba tiempo queriendo ir, ya que me parecía algo innovador dentro de los locales que solemos ver en Valladolid. La verdad es que me defraudó un poco porque me había hecho a la idea de que era más grande, pero es acogedor, muy mono, y algo me dice que cocinan de vicio... al menos el olor a queso que inundaba el local al entrar era para morirse. Me habría encantado probar su famoso pastel de zanahoria, pero una está a dieta, y toca cuidarse.


Una de las cosas que compartimos Pati y yo es el amor por los cachivaches, las figuritas, los juguetes, las tontadas... ¿sigo? Pues resulta que hay una tienda en el centro de Valladolid que es una mina. Tienen todo lo que puedas imaginar, y lo más curioso es que la gran mayoría son cosas de los 80 y 90, juguetes con los que nos divertíamos, cosas que estuvieron de moda como los chupetes y biberones de plastiquete para colgar... ¡es tan genial! Así que picamos; ella se llevó un llavero y un lazo para el pelo muy cósmico, y yo probé a llevarme una bolsa sorpresa por 1 €. Me dieron a elegir entre bolsa de niño o de niña, y escogí la de niño. Lo que había dentro sería todo un misterio hasta pasado un rato...
¿Veis? ¡Antaño costaba 300 pesetas!


Sí. Estáis leyendo bien. Pone CACA. Además de una cámara de plástico, unas hojas de cambio (¡que huelen como olían entonces!), un bloque de plastilina y alguna cosa más, venía esta pegatina tan grande en la que pone CACA. ¿Puede haber un regalo mejor? Si tenéis un cumpleaños en breve, ya sabéis.


¡Cómo me gusta el Campo Grande! No tiene nada que envidiar al Retiro, os lo prometo. Podría perderme por aquí durante horas. Y sí, llevo una camiseta de Heisenberg (Primark)


¿Todavía no os he convencido de visitar Valladolid?


¡Y mirad qué amiguita más cuqui hice! ¡Mirad qué valiente, vacilándole al pavo real!
Es curioso porque parece otoño, con todas las hojas ya cayéndose. 

(gafas de sol de Miss Hamptons)


Y así se nos pasó la tarde. Y estoy deseando volver a verte.
Os recomiendo que visitéis su web, su Facebook y su cuenta en Instagram, porque Pati lo mola todo.


11 comentarios:

  1. Qué precioso! Me encanta todo: el parque, el local, la bolsa, las gafas! Jajaja todo! A mi si que me has creado necesidad de ir a Valladolid eh? Iré iré! un besote!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho la fotografía de tu de fondo en medio de todo el "bosque".

    ResponderEliminar
  3. Mola ponerse Gagarin de sobrenombre. Que no falte el toque soviet de carrera espacial :)

    Tú puedes hacerle una foto a una tontá, y que te quede preciosa. Envidia sana XD

    ResponderEliminar
  4. Ohhhhhhhhhhh me parece un lugar precioso dónde perderse, necesito hacer fotos ahí!

    PD: de la tienda de los 80's quiero un trol con pelos de colores y no me digas que había pez que me da un hamakuko jajajajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fue justo lo que busqué, un troll, porque llevo tiempo buscando uno... y nada :( y Pez tampoco me pareció ver, pero hay TANTÍSIMAS COSAS que es imposible verlo todo xDDD

      Eliminar
  5. El lugar es precioso sí *___* ya habías enseñado algunas fotos anteriormente y me flipaban.
    Entre eso y la tienda, creo que debería venir a Valladolid sí xD

    ResponderEliminar

Recibir tus comentarios es algo muy importante para mí, no dudes en contarme lo que quieras e intentaré responder siempre que pueda. ¡Gracias!