30 abr. 2014

La fiesta de la señora Dalloway




"Mientras redactaba La Señora Dalloway, Virginia Woolf escribió siete cuentos. El conjunto es un delicioso repaso al espíritu de la fiesta, una ocasión donde se pone de relieve lo mejor y lo peor de cada cual. (...)"




Aprovechando el descuento del Día del Libro me hice con esta preciosa edición de La fiesta de la señora Dalloway publicada por Lumen, y estoy encantada con ella. Su precio es de 21,90 €, un precio razonable para todos los detalles que podemos encontrar en su interior. Diría que es un libro esencial para aquellos fans de Virginia Woolf y para todos los que disfrutamos con La señora Dalloway, pero creo que también es una manera sencilla de enganchar a aquellos que aún no han tenido el placer de leerla.
Las ilustraciones de Yelena Bryksenkova son una maravilla, y hacen que este libro que no cuenta con más de 100 páginas sea una pieza de coleccionista. Personalmente estoy enamoradita perdida de la obra de esta ilustradora.


Como podéis ver, a cada inicio de capítulo encontramos una ilustración que lo acompaña; además esas tres finas tiras de tela hacen la vez de separadores, y conjuntan perfectamente con los colores de la edición. 
Algo que me sorprendió bastante fue que el prólogo estuviera escrito por Bimba Bosé. No tengo nada en contra de la hermana del amante bandido, pero no me cuadra demasiado en un clásico como éste. 
Supongo que, al ser ilustraciones que están centradas en el mundo de la moda de aquella época, tiene su razón de ser.

¿Os gusta? ¿Habéis leído algo de Virginia Woolf?


26 abr. 2014

Tomando un respiro

Me encanta vivir en Madrid, pero a veces el estrés que conlleva vivir en una ciudad tan grande y, sobre todo, no nos vamos a engañar, la morriña que te entra al tener a tu gente lejos, hace que quieras volver a casa a darte un chapuzón de mimos y olor a hogar.
Aprovechando la Semana Santa hicimos una visitilla a la familia y viajamos hasta este pequeño pueblo en Valladolid: La Pedraja de Portillo. Allí he pasado cada Navidad durante estos más de veintiséis años que cargo a las espaldas (y mis cervicales dan fe de ello), y aunque reconozco no ser la persona más rural del mundo hay veces que lo necesitas... y lo sabes.
En esta última visita descubrí un lugar que me cautivó, no porque sea el más bonito del mundo, pero encontrar estas lagunas en mitad del amarillo campo de Castilla me dejó alucinada.
Hoy comparto un poquito con vosotros. Las fotografías las tomé con el móvil, de ahí que la calidad no sea espléndida.


curioseando por google he encontrado este blog en la que hay fotografías de animalitos que rondan por allí, 
por si queréis echar un vistacillo