23 may. 2014

Conociendo a Aitor Saraiba


Cuando me enteré de que Aitor Saraiba estaría en la sede de Madrid de Dawanda enseñando su trabajo no dudé un momento en apuntarme. 
Son tres sus libros publicados: "El hijo del legionario", "Pajarillo" y "Nada más importa". Del único que os puedo hablar es de este último, ya que es el único que he tenido el placer de leer, y solo os digo que vuestra biblioteca lo necesita. 
Aunque al principio pueda parecer un libro ilustrado más, muy cuqui... eso sí, con el paso de las páginas sentí algo que pocos libros han conseguido: sentí que conocía a Aitor y que él me había abierto las puertas a su vida y sus pensamientos, ¿y acaso hay algo más especial que eso? El hecho de que el libro esté escrito a mano, con su puño y letra, e ilustrado, hacen que sientas que estás leyendo el diario privado de alguien. Me tocó el corazón en varias ocasiones, me hizo reír, llorar, y guardaré "Nada más importa" con mucho cariño en mis estanterías (y más ahora, que lo tengo firmado).

En cuanto a la reunión organizada por Dawanda solo puedo decir ¡que lo pasé genial!


Nos recibieron con una mesa llena de diferentes quesos, aceitunas (que picaban un montón), cervecita fresca... ¡todo un detallazo!


Además, Aitor amenizó la tarde pinchando algunos de sus discos favoritos.


Nos habló de su trabajo, y creo que todos los que estábamos en la sala pudimos sentir el cariño y el mimo que pone en cada cosa que hace.


Yo no pude pasar la ocasión y llevé mi libro para que me lo firmase. ¡Ahora es incluso más especial si cabe!


Y tuvo un gran detalle con nosotros: estas gominolas que están buenísimas.


Además me acompañó mi querida Lidia, a la que quiero un huevo y medio, y nos lo pasamos muy bien.

¡Fue una tarde estupenda!

16 may. 2014

Va de morros: mis rojos favoritos

Sé que para aquellas que no soléis llevar los labios rojos, y para aquellos que pensáis que todos nuestros pintalabios rojos son iguales, los siguientes productos de los que os voy a hablar os parecerán clones, pero creedme, ¡no lo son!
Tengo una relación amorosa con los pintalabios de este color desde hace ya algunos años, por lo que he probado todo tipo de marcas y acabados hasta encontrar lo que se ajustaba a lo que pedía: color vibrante y duración. 
Antes de todo, si vais a atreveros con este tipo de colores no olvidéis:
1. Hidratar bien vuestros labios. Yo utilizo Carmex (pero podéis usar el bálsamo que más os guste) antes de irme a dormir cada noche. Esto es importante, porque cuando maquillamos nuestros labios con colores fuertes las pielecillas tienden a notarse mucho más, y queda muy feo.
2. Exfoliar vuestros labios una vez por semana, o todas las veces que lo necesitéis. Yo utilizo el archiconocido exfoliante de Lush Bubblegum, pero con azúcar, aceite y vaselina podéis haceros un buen exfoliante casero y mucho más barato. 
3. Meted el dedo dentro de la boca para sacar el exceso de producto y evitar que se os manchen los dientes, como hace esta chiquilla en esta foto. El dedo que uséis queda totalmente a vuestra elección.
4. Si es necesario utilizad un delineador antes de aplicar el pintalabios para que éste dure más tiempo. Con algunos no hace falta, pero en general es una buena forma de que el color dure y dure sin moverse del sitio.

A continuación os hablo de mis pintalabios rojos favoritos en estos momentos. Son cuatro, y tres de ellos llevo años usándolos, así que os imaginaréis cuánto me gustan.

Wet n Wild es una marca baratísima que podéis encontrar en webs como Maquillalia, y por supuesto en nuestro queridísimo eBay. Si no recuerdo mal este labial me costó menos de 1,50 € y es ¡precioso! Es el que menos dura de los cuatro porque tiene un acabado frost (como bien dice el nombre), pero tiene una purpurina muy sutil que hace que tus labios brillen de una forma preciosa. Si usas un delineador debajo durará más.

No es el único tono que tengo de esta gama de Deliplus porque reúnen todo lo que busco: color vibrante, duración y además no resecan los labios. Eso sí, tenlos hidratados, que no se te olvide. Este color es quizás el que tiene un subtono más amarillo de todos los que tengo, lo que hace que los dientes no se vean del todo blancos, pero es precioso y se lleva muy cómodamente. ¿El precio? No creo que pase de los 4 euros.


Ésta es mi última adquisición, por lo que llevo muy poco usándolo, pero ya se ha convertido en uno de mis favoritos, tanto este tono como el "olé flamingo!". Estoy deseando hacerme con más.
Es un labial líquido un tanto difícil de aplicar si tienes el pulso tan malo como el mío, pero se desliza muy bien y queda precioso. Cuando se va secando se va fijando al labio y pierde el brillo para volverse mate. ¡Me encanta! Lo único que he notado es que tengo que darle varias capas para que llegue al color del bote, cosa que no me pasa con los demás que os enseño. Además se va quitando por las comisuras y el interior del labio, pero deja el labio tintado y eso es algo que a mí me gusta mucho.
Su precio es de 9,80 € aproximadamente. 


Ya, lo sé, sé que no debería enseñaros un labial de colección porque ya no lo podéis conseguir, pero para mí es el clon del Russian Red... con leves diferencias. Os quería enseñar el Russian Red pero no lo tengo ahora conmigo, pero ambos son mate, ambos duran puestos una barbaridad y no resecan en absoluto el labio. Es a lo que recurro siempre que salgo de noche o cuando quiero preocuparme menos por que se me quite el color o no. Su precio ronda los 19 €, pero merecen totalmente la pena.

Yo seguiré en busca y captura del pintalabios rojo perfecto, pero hasta que lo encuentre estos son los que más se acercan. Espero que os sirva de ayuda y por favor, comentadme por aquí abajo cuáles son los que usáis vosotras para que así alimentemos nuestro consumismo.